imagen_blogpost_confinamiento

¿Puede el confinamiento alterar el comportamiento de tu perro?


La cuarentena a la que todos nos hemos visto obligados a sobrellevar por la proliferación del coronavirus covid-19, es el caldo de cultivo perfecto para futuros problemas de comportamiento en nuestros perros.

el cambio repentino en los hábitos y costumbres pueden alterar su percepción del entorno y llegar a cambiar lo aprendido. A continuación, te damos algunas claves a tener en cuenta para que esto no suceda:

Mantén una rutina establecida:

Es un consejo para los perros, pero para nosotros mismos también. Mantener rutinas, horarios, y tareas, así estemos confinados, es el mejor modo para que el cerebro trabaje “ordenado”.

Saca a tu perro a las mismas horas que siempre.

Dentro de la rutina incorpora el horario. No “aproveches” las excepciones de los decretos gubernamentales para el control de la pandemia para pasar más tiempo de la cuenta ni más veces de las necesarias fuera de casa.

Intenta ir a sitios diferentes.

Y con las limitaciones que tenemos, “sitios diferentes” es tan simple como un día la manzana de la casa en una dirección, y al día siguiente en la otra.

Repartir los paseos entre los miembros de la casa.

Es una pequeña “socialización” con todos los miembros del hogar, pero además de que todos harán ejercicio, nos servirá para evitar en lo posible el hiper-apego hacia un solo miembro de la familia.

Haz el mismo caso a tu perro que siempre, ni más ni menos.

Tenemos que evitar los riesgos de una futura ansiedad por separación en el futuro, y para ello debemos evitar caer en esas atenciones excesivas y sin causa que el perro no pueda comprender.

Intenta que tu perro pase tiempo solo.

O bien en otra habitación, él en casa y tú en la terraza, él en el jardín y tú en el salón.

No se trata de que sea mucho tiempo, solo que el perro sea capaz de gestionar la situación de su propia autonomía sin que aparezcan comportamientos de secuestro emocional asociados a la ansiedad por separación.

Practica juegos de olfato.

Los juegos de olfato son sencillos y en ausencia de actividad física “cansan” mucho a los perros. Esto es, oculta premios como juguetes o comida en diferentes entornos de la casa para que el perro los busque.

Practica obediencia o trucos.

Adiestramientos sencillos o avanzados, según sea nuestro nivel, siempre serán los mejores métodos para los perros que salen poco a la calle. Unas pocas salchichas o galletas y listo, no hace falta nada más.

Ojo con los tiempos.

Recuerda el primen punto “rutina”: intenta no perder la noción del tiempo, no entrenes demasiado, no olvides mucho tiempo a tu perro por tu serie favorita, no le atosigues por tu propio aburrimiento.

No es tan complicado, él es un miembro de la familia y debe estar integrado en los ritmos de lo que se haga en casa.

Busca un lugar seguro para tu perro.

Algunos de nuestros comportamientos, como los aplausos de felicitación en un cumpleaños, la celebración de un gol durante un partido por televisión, las alarmas o las sirenas, pueden molestar o asustar a nuestros perros, por eso es importante que tenga un lugar en casa en el que se sienta seguro.

Leave a reply